Mi valor como persona no está en mi cuerpo

imagen

HACER FRENTE A LO QUE SENTIMOS  

Cuando nos enfrentamos a una época tan difícil como es la adolescencia donde se sobrevienen todo tipo de cambios y ajustes, nos enfrentamos a muchos cambios emocionales que pueden ir desde un extremo al otro. A esta situación normal en la vida de todo adolescente hay muchas veces que se suma un problema adicional, como es el sobrepeso, que sin duda alguna puede afectar gravemente el estado anímico de la persona que lo sufre. 

No obstante, no todo el mundo que tiene sobrepeso no tiene porque sentirse incomodo o molesto con su cuerpo. Son muchos los casos que afortunadamente podemos encontrarnos, que realmente están felices con sus kilos de más y eso no les hace sentirse inferiores que nadie. 

Sin embargo, como todos sabemos la sociedad cada vez se vuelve más exigente en cuanto al físico de las personas y nos impone el prototipo que por desgracia es considerado “ideal”. Este prototipo corporal es el típico cuerpo esbelto, delgado y que a su vez cuenta con una belleza inigualable; este prototipo afecta tanto a hombres como a mujeres. 

En los casos en los que hay una historia o problemática previa de obesidad, es mucho más impactante e incomodo el hecho de sentir que se salen fuera de lo que la sociedad considera actualmente como ” ideal y bello”. Es por eso, que por desgracia cada vez son más los problemas relacionados con esta cuestión los que llegan a consulta, pues los adolescentes a menudo sienten que son discriminados por su iguales lo que les hace sentir vulnerables y poco a poco contribuye a mermar su autoestima. 

Para todos aquellos que no hayan vivido de cerca el problema de la obesidad, puede resultar algo relativamente sencillo de solucionar , lo consideran un problema simple al que dan la solución de (” eso se arregla reduciendo lo que comes, o haciendo deporte a menudo”). Estos comentarios no ayudan en absoluto, pues la persona afectada por el problema de sobrepeso puede llegar a sentir que estar ” gordo” es su culpa y eso probablemente la hará sentirse realmente mal. No hace falta decir, que obviamente el/ella no es culpable de nada, pues su problema puede ser debido a otras cuestiones ya sean psicológicas o biológicas. Y es muy importante que la persona sea plenamente consciente de eso.

No obstante empezar a reconocer nuestras emociones a menudo se puede volver una cuestión muy difícil. Lo mejor que se puede hacer en ese caso es detenerse un momento y prestar atención a cual es la causa que está produciendo tal malestar.Algunas veces disimulamos lo que sentimos poniendo a todo buena cara y eso no está mal del todo, sin embargo, cuando las personas sienten que no tienen derecho a estar tristes, enfadados o dolidos acaban ocultando sus propias emociones. Y por lo tanto, cuando uno se esfuerza en ocultar las emociones, estas se pueden manifestar de forma improductiva. 

Si estas triste, pero no estas del todo seguro de que es lo que te pasa, quizás te sirva hablar con alguien que para ti sea una persona de mucha confianza , con un amigo, alguien de tu familia o tal vez con el orientador escolar. Muchas veces cuando hablamos sobre las cosas que nos preocupan o que nos están abatiendo en un determinado momento, sentimos un gran alivio emocional. 

Por otro lado, si eres una persona a la que le cuesta hablar de sus sentimientos o o eres un ” reservado emocional” como suelo decir yo a mis alumnos, tal vez te sirvan otros métodos  algo más íntimos y personales como puede ser un diario , dibujar, escuchar música… O hacer alguna otra cosa que te ayude a dar sentido y a controlar tu estado emocional. Algo que está comprobado es que cuanto más tiempo dedicamos a explorar nuestras emociones mucho más hábiles seremos para saber afrontarlas y por lo tanto poco a poco iremos desarrollando una mayor habilidad para solucionar los problemas. 

Pero sin olvidar el tema que nos ocupa en este momento, haré referencia a algunas de las principales cuestiones que a menudo afectan a las personas con sobrepeso. 

  • LA PREOCUPACIÓN SOBRE LO QUE PIENSAN LOS DEMÁS 

A muchas personas  con sobrepeso les preocupa en exceso lo que piensan los demás sobre ellas. Muchas veces las personas juzgamos de forma injusta apoyándonos solamente en lo que ven nuestros ojos. Pero nuestros ojos no tienen la facultad de ver a través de la piel. Sin duda alguna probablemente detrás de todos esos kilos demás y que tantos problemas traen a la persona que los tiene, se esconda un gran corazón que no tendría que sentirse inferior a nada ni a nadie. 

Son cada vez más las situaciones en las que muchos adolescentes con sobrepeso son objeto de burlas y acoso en el centro escolar y esto si que se puede llegar a convertir en un verdadero problema. Esto simplemente representa el desconocimiento que tiene mucha gente sobre lo que significa tener sobrepeso. 

Las personas que tienen sobrepeso tienen preocupaciones y temores que los demás quizás no entienden como por ejemplo el hecho de ir al teatro y no caber en el asiento,querer comprar una prenda y que no haya talla, seguir el ritmo de sus compañeros en clase de gimnasia o cuestiones tan simples como la vergüenza a pensar que si se sube en una atracción esta se puede romper. 

A veces ese temor exagerado a hacer el ridículo y a ser juzgados incorrectamente trae consigo que las personas con obesidad comiencen a aislarse de su grupo de iguales, dejen de realizar actividades que resultan placenteras para cualquier niño/a de su edad. Como solución a todo esto la propuesta es muy simple: participa todo lo que puedas en situaciones sociales donde todo el mundo y lo mas importante, tu mismo comiences a darte cuenta de que tu valor como persona no está en el físico. 

¿  QUE ES LO QUE SE PUEDE HACER ANTE ESTO? 

Una de las cosas que puedes hacer para que el proceso de socialización sea más fácil podría ser apuntarte a algún voluntariado social donde puedas participar en algo que te guste o te motive. Las personas con las que te relaciones compartirán contigo los mismos intereses y por lo mismo todos luchareis por una meta común. De esa forma contribuirás a que te conozcan por tus logros y no por tus kilos. 

Otra posible salida es que tomes la decisión de inscribirte a actividades extra escolares donde puedas conocer gente nueva, nuevas opiniones, nuevas experiencias. Si bien es cierto, que esto tal vez te resulte un poco incomodo o incluso te produzca cierto nerviosismo pues estarás saliendo de lo que en psicología llamamos nuestra zona de confort. Esta cuestión es también realmente difícil en ocasiones para personas que cuentan con una autoestima sana y se muestran seguros de si mismos. Pero si tomas el riesgo y te atreves a hacerlo tendrás un motivo más para sentirte orgulloso/a de ti mismo/a y entonces poco a poco ese sentimiento de inferioridad y todos los complejos que te acechan irán perdiendo fuerza hasta disminuir por completo. 

¿  QUE PUEDO HACER SI EN LA ESCUELA ME ACOSAN POR MI PESO?

Si en tu colegio te acosan , se ríen de ti, te insultan o eres objeto de alguna forma de acoso escolar no dudes en contárselo a tus padres, amigos o profesores. Ellos pueden y deben ayudarte a acabar con esa situación. Tienes que tener muy presente que no eres culpable de nada de lo que te está pasando y que nadie tiene derecho de hacerte ni decirte nada de eso. 

En lo que respecta a ti mismo, no dejes que todos esos comentarios lleguen a herirte emocionalmente, procura utilizar frases positivas en todo momento para contigo mismo, como por ejemplo puedes decirte en voz bajita: ” Tengo varios kilos de más pero mi valor personal se mide por todo lo que soy capaz de hacer”. A veces el hecho de quitarle importancia al asunto nos ayuda a salir victoriosos de la situación que nos preocupa. 

Otro de los consejos que tienes que tener presente es que no es conveniente que te dejes amedrentar, no es bueno que todas aquellas personas que te insultan y se meten contigo te vean débil e indefenso, porque eso les indicará que pueden contigo y seguirán haciéndolo. 

Es muy importante que recuerdes en todo momento que no estas solo, y que ante cualquier caso de acoso o violencia es conveniente poner freno, quizás si tu lo haces estés ayudando indirectamente a alguien que como tú este pasando por esa misma situación. 

 

Autora: Diana Rubio Serrano 

Técnico en Integración Social y Psicóloga